Acostúmbrate: El cuidado remoto es la nueva norma

Al igual que en el caso de la educación (especialmente la superior), la gente ahora comienza a darse cuenta de cómo aprovechar las herramientas que ya han estado ahí durante un tiempo. Una vez considerado como ciencia ficción, el cuidado remoto es el nuevo estándar de hoy. Déjame mostrarte cómo.

Hay muchos buenos ejemplos de soluciones de atención a distancia. Puede conectar a los pacientes y a los médicos sin necesidad de viajar (¡¿Sabías que en Alaska los registros de los pacientes sólo pueden ser transportados en un trineo con un equipo de huskies si la conexión a Internet está caída?!). Puede ofrecer asesoramiento remoto y consejos de salud en forma de aplicación, incluso proporcionando visitas en vivo y en video a pedido o consultas médicas de I.A. Y puede cubrir los turnos nocturnos de los médicos y enfermeras al brindar atención desde el otro lado de la Tierra. La pregunta es obvia: ¿por qué no lo hemos usado más antes?

Para aquellos que no están familiarizados con el término "telemedicina", aquí está la definición más corta de la historia:

Un cambio de paradigma en el cuidado

El nuevo coronavirus hizo que los profesionales de la salud revisaran su forma de pensar. Esto interrumpió los sistemas, y obligó a las redes de salud a rehacer sus conceptos de telemedicina. No sólo eso: para proteger a los profesionales médicos del virus, la necesidad de tecnologías remotas se disparó. Si necesitabas ir al médico en las últimas semanas, primero tenías que llamar y describir tus síntomas. ¿No es este el primer paso de la atención a distancia? Pero los hospitales e incluso algunos gobiernos fueron más allá de eso.

Tomemos el caso de Cataluña. La región española de 7,5 millones de habitantes siempre ha sido uno de los líderes de las tecnologías digitales de la salud. ¡La información sobre salud se manejaba electrónicamente ya en los años 90! Hace años integraron medidores personales de glucosa y datos de aplicaciones y dispositivos móviles en su Plataforma de Salud Digital. Y aunque España fue uno de los países más afectados por el COVID-19, Cataluña se apresuró a recurrir a las tecnologías digitales de salud para hacer frente a la pandemia.

"No puedes detener el cambio, como tampoco puedes detener la puesta del sol"

Es importante señalar que frente a COVID-19, la razón por la que Cataluña pudo actuar rápidamente no fue sólo porque estaban preparados tecnológicamente. Estaban listos debido a su educación médica. Porque toda la reforma de la salud digital no es una cuestión de tecnología. Es una transformación cultural. Contrariamente a la creencia popular, las tecnologías disruptivas no pueden traer el cambio por sí solas. Estos necesitan cambios en el sistema así como en la actitud de los interesados.

Más de 5 millones de médicos están actualmente ausentes de los sistemas de salud, dice la OMS. Y no es necesario ser un futurista para saber que habrá un aumento de estas cifras, no necesariamente porque habrá más gente enferma, sino porque cada vez más gente tendrá acceso a la atención médica. No hay forma de evitar el auge de la telemedicina. Y sube.

Acostúmbrate: El cuidado remoto es la nueva norma

Vida post-COVID: Una vida aún incierta

Aún no se sabe cómo vamos a abordar la pandemia mundial. Lo que es seguro es que las máscaras, el distanciamiento social y el miedo general probablemente se mantendrán con nosotros durante un tiempo, e incluso algunas tecnologías, también. También es menos probable que estemos dispuestos a ir al hospital o incluso a ir a ver a nuestro propio médico de cabecera, probablemente en los próximos años. Cuando (y definitivamente no "si") los sistemas de telemedicina se establecen, más y más gente lo intentará. Y como hemos visto los números de arriba, se mantendrán. No esperarán durante horas para ver a un médico. ¡Prefieren quedarse en casa y hacer las tareas mientras esperan al doctor en línea! Y no viajarán a un punto de atención si está en sus bolsillos.

Lo que es seguro es que la telemedicina es más rápida, más barata y también puede ser mejor racionalizada. Y definitivamente es una mejor solución tanto para el paciente como para el médico. Los pacientes seguirán necesitando médicos de verdad para dar respuestas a sus preguntas. Y los médicos tendrán más tiempo libre y posiblemente experimentarán menos agotamiento. Parece una situación en la que todos ganan, ¿no?

Usa la fuerza, Luke

Desearía que pasar a las soluciones digitales de salud fuera tan fácil como esto. Lo que es definitivo es que veremos más y más soluciones convirtiéndose en la norma, y eso hará que más y más pacientes las utilicen. Tenemos la capacidad de hacer uso de estas soluciones, ya que todos debemos convertirnos en pacientes capacitados y conocedores, y así traer el futuro sobre nosotros mismos.

Al convertirnos en los llamados "Superpacientes", damos el primer paso hacia la era de la digitalización médica. Nosotros mismos tenemos que encontrar qué soluciones están disponibles en nuestras regiones/ aseguradoras o GP y asumir desde allí. ¿Suena difícil? No lo es. Las abuelas estonias pueden hacerlo. Porque como parece, la telemedicina va a ser la nueva norma. Acostúmbrate.

Acostúmbrate: El cuidado remoto es la nueva norma